I and the village

"I and the Village"  Marc Chagall, Cubism, Oil on canvas, 1911. NY Museum of Modern Art (MoMa)
“I and the Village”
Marc Chagall, Cubism, Oil on canvas, 1911. NY Museum of Modern Art (MoMa)

 

“I and the Village” 1911 MoMa. Óleo sobre lienzo.

(Escribo esto como respuesta a un post de Facebook de mi amiga Lia-Marie Farque buscando reacciones en amigos, exponiéndolos a la pintura. Seguí la cadena obviamente y esto me ha llevado al proyecto de conducir pequeños talleres a la suerte de una pizza y una mesa comunitaria, que partiendo de obra escrita y de reflejar el concepto de esa obra en las  imágenes fotografiadas del que asiste, nos inspiren nueva escritura.) 

 

Este es uno de mis preferidos en la prolífica obra de Marc Chagall.  En este cuadro encuentro la sencillez de la vida de campo que por veranos tuve de niño en el Sur de Chile, y que fue la inspiración de Chagall sobre su propio pueblo. Con el cuadro está casada la historia de cuando Chagall sintió su llamado a la pintura y lo comunicó a su madre al tiempo que la tomada por el antebrazo con harina, pues cocinaba; en mi historia hay cocinas, fogones y una abuela con mucha harina, pero en mi escuchar y en atreverse a atender a mi propio llamado pasaron muchas décadas a diferencia de Chagall. Ahora a mis cincuentas retomo la fotografía y la escritura como mis pasiones. En éste óleo veo contenidos sus recuerdos de  infancia y  los míos, tan presentes siempre, que aún son mi aliento.

La obra de Chagall tuvo el buen auspicio temprano de poetas como Apollinaire – que apodaba “Rotsoge” a Chagall y anticipaba algo “surnaturel” en su obra antes de que se hablara de surrealismo y cubismo como tales-. Es decir existe escritura, por ejemplo poesía, alrededor de su obra. Yo he estado experimentando con fotografía y escritura, y veo los resultados, que me funcionan bien juntas y que en mi camino la unión encuentra palabras de aliento en ratos en los que la fe mengua, pero regresa.

No puedo evitar ver esta pintura también como una foto que se manifiesta de pronto; Chagall decía que una pintura es una superficie recubierta de la representación de cosas, sin importar mucho la lógica o la ilustración misma. En mis fotos busco elementos de composición como perspectivas y líneas de dirección, ritmo, contraste, etc., me encantan los reflejos y los uso, así las cosas también pueden estar de cabeza o “fuera de lugar”. De toda mi fotografía, lo que más me gusta es el retrato, que tratándose de una sóla foto con varias personas, muchas veces prefiero ordenar en el rectángulo que es mi lienzo, superpuestos como en este cuadro de Chagall.  Lo que termino capturando en la cámara es, cuando tengo éxito, una sorpresa que contiene la “vibra” de personajes, sus emociones, la sensación del entorno y tal vez algo de sus historias y recuerdos… así me gusta ver mi fotografía y así miro este maravilloso cuadro. En este cuadro de Chagall hay colores suaves,  agradables para alguien que viene de preferir la foto en blanco y negro y en película de 35mm, donde en común encuentro en que me agrada la composición mínima, con menos elementos que más. Colores amables a la vista y proclives a la vida en pueblo de vida sencilla, como Tulum pegado al mar Caribe o como cualquier pueblo pequeño y “pintoresco”.

Están allí la luna y su eclipse, el sol en los ojos y el árbol de la vida, – la tuya y la mía -, que aprecio cada vez más mientras subo por sus ramas a la Luz y pienso en los árboles de mis tres hijos.

Advertisements

2 thoughts on “I and the village

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s