La “chauchera” de estrellas

Me despertó la luz. Escuché el rasgar leve de las hojas de las palmeras enanas contra el nylon que define mi habitáculo en su recién estrenada expresión mínima. Pensar que aún tengo una segunda piel sintética azul y amarilla, después de tanto esfuerzo por recobrar mi organicidad, me regaló mi primera sonrisa de la temprana mañana; estoy siendo mi mejor Avatar. Afuera, el graznido corto de algún pájaro exótico se mezclaba con el inglés en voz grave y pausada de otro pájaro madrugador.
Hubo un tercer sonido y pasó algo inusual en mi.
Me di cuenta que era el mismo sonido con el que había guardado la noche anterior todas las estrellas del cielo y la mitad de la luna en el mismo envoltorio nylon que cuidó mis amnésicos sueños. Venía de la cremallera de la puerta de mi tienda que ahora deslizaba para dejar todo escapar y esfumarse al encuentro de una línea ondulante de botes rítmicos en color, flotando en un sólo reflejo brillante de agua hecha sol de mañana.

Vivo en un capullo en el que cabe la noche toda.
Mudo de una piel nocturna a una diurna propia, a recibir todo lo que la vida maravillosa me de oportunidad de compartir, por un ciclo más. –
En chileno se diría que vivo dentro de una “chauchera” de estrellas-.

En otras palabras he logrado el mejor truco de magia posible!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s