Punto DF

Un hostal para la creatividad social y la cultura urbana

Detrás de la puerta marcada con el número 237 de la calle Oriente 166 en la colonia Moctezuma, a escasos 10 minutos a pie de la terminal 1 del aeropuerto de la Ciudad de México, hay un hostal moderno y a la vez hogareño, que encierra un interesante proyecto artístico que te invito a conocer en estas líneas.

Ubicado en la casa que por generaciones ha sido de la familia de Addy -mujer emprendedora que participa de este proyecto de Oscar y Fausto, sus hijos -, el hostal es fiel heredero de la vibra que ha distinguido a este hogar desde los tiempos en que la habitaba la madre de Addy. La abuela siempre tuvo sus puertas abiertas a familiares y amigos y también recibía en ella a más de alguno que, no siendo pariente, lo necesitaba.

El Punto DF

Aquí en esta misma casa donde, en las gavetas de una maravillosa cocina diseñada y hecha por Addy durante años, en mosaico y madera, aún hay libros de su padre – como el “Manual mexicano del Industrial y el Industrioso, de 1898, con recetas y formulaciones – que muestran que la inquietud emprendedora y la hospitalidad han estado hace tiempo en esta familia.

El Punto DF

Esta es la misma casa sin fronteras, que hace años frecuentaron couch-surfers sorprendidos de encontrarse al desayuno y descubrir que árabes y judíos podían compartir mesa y alimentos en paz y armonía.

La misma en la que hace unos años Addy pensó que, si había tantos lugares de paz, salud, meditación curativa y Yoga en el DF, por qué no en su colonia. Los vecinos le aconsejaron que mejor pusiera un lugar de quesadillas o uno de jugos, porque – “esos negocios sí jalaban bien y había suficiente para todos en la misma cuadra”. “Que aquello era para la gente que tenía la vida resuelta”-. Addy los escuchó, pero de todos modos puso a funcionar el lugar holístico y aprendió de todo curso que para capacitarse, llevó.

Y es también aquella que vio a Oscar, Adriana y Fausto, los hijos de Addy, crecer, y el mismo lugar donde hace pocos años se le ocurrió a Fausto este proyecto fregón que lleva por nombre “Punto DF”, y que, ahora materializado, ha jalado a más amigos a una apuesta artística y social, junto con el hostal.

El Punto DF

Desayuno con Fausto

Es una mañana luminosa, de cielo azul y limpio de un sábado de fin de septiembre y estamos en las el puesto de tlacoyos y quesadillas a la salida del deportivo, tan sólo a un par de cuadras de Punto DF. (Lo siento, no preguntes qué es un tlacoyo: es imposible describírtelo con justicia si no los has comido, en especial las texturas de los de esa mañana. Sólo puedo decirte que son deliciosos, se asan sobre el comal, son de “masa azul”, van rellenos de requesón ó de pasta de habas, hongos, frijol, etc., y se sirven con nopal y salsa – verde o roja – encima).

Fausto – eléctrico, conectado a la vida, alto y con una cabellera abundante, digna de la envidia de quien escribe – conversa con una vecina. La saludo. Lo conoce desde que era pequeño – era igualito de chico” – y responde a mi pregunta – “Sí, sigue con la misma mata” – Nos reímos. La familia de Fausto es querida en su colonia.

Mientras la señora del puesto pone sobre el comal unas de huitlacoche, hongos y flor hechas de masa azul de un maíz que ella misma cultiva –  Fausto confiesa sus 30 años, y me cuenta cómo es que tuvo esta idea del hostal desde 2010 y anotó desde entonces la lista de cosas que necesitaría. – “No me imaginé nunca que sería como lo vemos ahora. No se parece a mi lista” – me dice en paz, sorprendido y satisfecho de que el hostal ha arrancado.  La inauguración acaba de ser a mediados de septiembre.

Pero los ojos de Fausto brillan. Aflora entonces en la charla la visión de largo plazo detrás del hostal. En el proyecto completo, el hostal es sólo la primera etapa.

Residencia Artística

El objetivo es lograr una residencia artística con la comunidad cuya base es el hostal. Punto DF, convertida en una asociación civil, va a albergar a al menos un artista residente al mes para que haga proyectos que toquen a la comunidad. – “No se trata nada más de pintar murales, sino de lograr que los proyectos vayan tras la comunidad, que involucren los alumnos dentro de las escuelas, y en las calles los vecinos se sumen, participen y reciban los frutos de ser parte del proyecto artístico, uno de los cuáles es integrarse en algo más que ser vecinos” – cuenta un Fausto emocionado. “Que conversen, se conozcan y expresen juntos y que este modelo lo copien otras colonias con los suyos”.

Para eso ya han iniciado conversaciones para apoyar a la Delegación con sus proyectos culturales.

Una inmersión auténtica en nuestra cultura urbana

En el camino de regreso al hostal, Fausto se encarga de hacer su visión redonda: “Así, también los viajeros que se hospeden en Punto DF, incluyendo otros artistas independientes de los que me cita ejemplos muy talentosos – , podrán llegar a quedarse al hostal y a través del contenido audiovisual que la AC producirá, hacer un viaje de inmersión a los proyectos artísticos de la residencia, que les enseñen nuestro México verdadero.

El maratón DocsDF pasa por Punto DF

Con la inauguración del hostal a mediados de septiembre y activos en un maratón de cortometraje del DF- que trata del Clown Social – en el mismo fin de semana en que les visito, Fausto y sus amigos están haciendo lo que dicen que van a hacer, paso por paso y motivados, sin descanso y con una pasión que contagia.

Este muro no lo verás en Facebook

La producción artística en Punto DF está grabada en el muro de fondo de la acogedora sala del hostal, y lo notas desde que entras. Es la declaración contundente de que al centro del proyecto del Punto DF está la residencia artística, del que el hostal es una parte.

El Punto DF

El muro está desprovisto de su recubrimiento, y su calidez e barro invita para pronto a quienes lo miran sentados desde la sala que por las noches es el lugar de reunión de la banda creativa y los huéspedes, perfectamente tejidos bajo el paraguas innegable de ser la “familia” de ese momento y de esa singular casa.

Sobre su superficie cuelga una red disimulada de cables que alimentan la electricidad que vuelven luz tenue, los discretos focos azules, blancos y verdes que le han nacido a los artefactos que la revisten, por ejemplo medidores de luz, quijadas de tiburón, esculturas de dominó que congelan una partida inolvidable, linternas, higrómetros, y más, provenientes de recuerdos de una casa de la familia de Bernardo, amigo y socio de Punto DF, curador de esos objetos y el mismo que me confesara que trabajaron por más de un mes en la instalación del muro, pero que la recta final fue tres días sin pausa, previos a la inauguración en septiembre pasado.

El Punto DF

Una antigua lampara – la favorita de Bernardo -, destella su luz suave y de tonos amarillos, sobre el muro y forma parte de un rincón con mesa y pequeñas sillas para quienes quieran estar en la sala entre ellos. Del lado derecho, junto a unas gafas empotradas, la lámpara de metal parte de una copiadora fotográfica previa a las fotostáticas, al estilo ampliadora, ilumina otra parte del muro y de una serie de objetos curiosos sobre ella, como por ejemplo una pequeña bóveda con figuritas dentro.

El Punto DF

El Punto DF

El Punto DF

Al centro en la base del muro el cuerpo incompleto de un hombre de acción articulado y en madera – tal vez de los primeros – descansa sobre una patineta, junto con una el cuerpo de una antigua cámara Kodak. Se trata de la mascota de Bernardo, que adquiere vida como lo hace el títere mono de Nano el clown, y se mezclaron ese fin de semana  en conversación y expresión corporal en la sala con todos nosotros.

El Punto DF

Por algún motivo, cuando no está en la sala, el hombre de acción pasa para mi por ser un toque fotográfico como el que encuentras en la obra de Hans Bellmer.

Bellmer

Hans Bellmer (1930) Surrealistic Sculptures / Photography

Es probable que el muro continúe mutando. Bernardo es un inquieto y gran autodidacta, fijado en los detalles tanto como pensador creativo visual, que igual hace instalaciones de arte, filma apasionado segmentos del corto en su MagicCube, que toca su curiosa mini-trompeta en verde por las noches en el patio del hostal, con amigos.

Viviendo Punto DF

Este fin de semana estaban en el hostal, Nano Lara clown S.O.S.ial – que allí repara cuando no está en alguna comunidad de México o Colombia trabajando con niños en zonas de conflicto-,  y “los regios”, tres regiomontanos que le hacen proyectos de seguridad de acceso al nuevo edificio de Interjet, a escasos minutos del hostal, junto a la Terminal 1 del aeropuerto.

El Punto DF

Alrededor del Punto DF un cúmulo de amigos visita el hostal y agrega vida es este maravilloso lugar. Por ejemplo Sofía – que crea títeres que de su mano adquieren una expresión viva impresionante, esto, cuando no enseña Yoga en Oaxaca -. También una antropóloga y activista social comprometida, como Manuel, que dirigió el corto del maratón y grabó el audio de la filmación a cargo de Bernardo.

El Punto DF

La tarde de ese mismo sábado, había observado a los regios disfrutar de la sala de estar que mira al patio interior de la casa. Nano pintó un mural en ella con su motivo discreto y característico de sus posters de La Bufón S.O.S.ial, enmarcando un espejo que lleva una leyenda viajera. Sentados en los sofás amplios y cómodos habían disfrutado de una película para relajarse  de un día de trabajo.

El Punto DF

El Punto DF

El Punto DF

Por la noche, era la sala principal la que ocupamos residentes y visitantes, con una reunión tranquila y amena, a la que no le faltaba nada y en cambio, le sobraba de ese tipo de conversación que a veces parece especie en extinción: buena e interesante.

El Punto DF

El Punto DF

El Punto DF

El Punto DF

El Punto DF

Pasada cierta hora que separa por su energía a los chavos de los no tan chavos – conmigo en el último segmento -, la reunión siguió en el patio, rodeada de plantas, con todos compartiendo alrededor de una cálida mesa de madera improvisada de una bobina de cable eléctrico, hasta entrada la madrugada.

El Punto DF

El Punto DF

El Punto DF

El Punto DF

El Punto DF

Ya en la recámara que colinda con el patio (la otra colinda con la sala de TV y es igual de grande), me instalé en una de las literas altas, hechas a la medida en carpintería en barniz claro, sobre un colchón amable, con blancos finos e impecables edredones en azul rey, prendí la moderna lámpara telescópica, leí y vi conferencias en mi tablet usando un WiFi rápido y, poco antes de rendirme al sueño que no se interrumpió en toda la noche, deslicé la cortinilla para encontrarme una privacidad completa.

El Punto DF

El Punto DF

A la mañana siguiente, algunos de nosotros nos encontramos en los corredores, al tiempo que los tempraneros salían de usar las dos regaderas privadas, decoradas con mucho gusto y colores amenos, con objetos en sus muros, tales como un despertador antiguo suspendido en el aire, invitándote a olvidarlo y descansar.

El Punto DF

El Punto DF
El Punto DF

“Hogareño” escrito en tinta indeleble

No importa que de la histórica cocina, su barra se identifique como “recepción”. Tampoco que su puerta tenga el rótulo en bronce al estilo de los cuarenta, dispuesto sobre vidrio biselado que lee “privado”; todos saben que esta es su casa, su hogar mientras residen y que, aún cuando hay privacidad ésta sucede en una atmósfera de comunidad que comparte y se conoce. Y este sentido de comunidad ocurre dentro y afuera del hostal, como la que por objeto tiene Punto DF con sus vecinos de la colonia a la que se dirige el proyecto de residencia artística.

El Punto DF

Punto DF retiene el espíritu de la familia de Fausto, Oscar, Adriana y Addy en mantener la hospitalidad hogareña, sensible, discreta y franca que hará de tu estancia no sólo algo para recordar, sino también permitirte crear artísticamente y compartirlo con nuestro México “de a de veras”.

Ubicación

Haz clic en la imagen para ver más detalles de la ubicación en Google Maps.

El Punto DF hostal Map

Reservaciones

Agradecimientos

A Nano La Lara La La (Fernando Lara), a Fausto y su familia, a Bernardo y la banda de Punto DF, por recibirme esos días para crear este texto y fotos durante mi residencia artística en ese espacio: ¡Gracias!

El Punto DF

Licencias

Fotos:
Licencia de Creative Commons
Fotos|Residencia Artística en Hostal Punto DF (El Punto) by Juan Ayza Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://www.icloud.com/sharedalbum/#B01GrhkPxGO35Bx.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en juan.ayza@gmail.com

Texto:
Licencia de Creative Commons
“Punto DF: Un hostal para la creatividad social y la cultura urbana” by Juan Ayza Merino is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://wp.me/p3B5so-HK.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en juan.ayza@gmail.com

Galería de fotos

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s