El asunto de Arely Gómez y Eduardo Medina Mora

El asunto de Arely Gómez y Eduardo Medina Mora, incluido necesariamente Televisa, es el asunto del control de México, en prevención de movimientos sociales de mayor escala.

 

Acabo de leer el detallado recuento de Jenaro Villamil titulado “Arely Gómez y Medina Mora, la ocupación de Televisa en PGR y Suprema Corte”, donde quedan más que evidenciados los entramados de ambos casos y las relaciones entre los actores de siempre.

El artículo me causó tres lecturas de fondo, en el contexto de la tensa situación local y mundial que vivimos, que les comparto:

    1. Los cambios han sido orquestados desde la Secretaría de Hacienda, a cargo de Videgaray. Al centro de esto están las relaciones con Estados Unidos e Inglaterra; Justamente hoy leía en otra fuente de la dedicación del gobierno de Peña Nieto en reconstruir la imagen desacreditada que tiene, dando entrevistas a principalmente a medios del extranjero. La crisis que le importa al gobierno es la de confianza en su contra.Lo que estamos viendo es la forma de restablecer confianza en la “comunidad internacional” – que Noam Chomsky definía justo hoy en el programa de Amy Goodman,  Democracy Now!, como Estado Unidos y los aliados que sigan sus intereses en ese momento – para llevar a cabo los cambios y en algunos casos, concluir las apuradas reformas en favor de las inversiones de esos países, y de una apertura – que ya no sólo es comercial – y de la cual está en proceso de finalización el siguiente gran tratado. En realidad parecen una vez más cambios dictados a través de Videgaray, a México.

      ¿Quién mejor que el ex embajador de México en EUA y en Inglaterra, conectado por su hermano hasta hace poco a instituciones financieras como Citibank, a Televisa de varias formas y además al órgano de Inteligencia – CISEN – que dirigió, para asegurar este voto de confianza, desde el poder Judicial?

      Pero ¿Por qué en el poder Judicial? Tal vez baste pensar que se trata de una maniobra para controlar el riesgo que puede representar para el gobierno, la Ley Anticorrupción que acaba de aprobar el Congreso, y que partidos de oposición pueden querer emplear contra el régimen, cosa que ya está pasando desde Morena.

      El gabinete de Peña Nieto y la credibilidad de la que carece en México y en el extranjero,  podría terminar concretándose como amenaza a los intereses hegemónicos de siempre, si se ven obligados a renunciar por esta vía, antes de completar lo que deben. Esto no pueden dejarlo pasar ahora. Ahora, menos que nunca.

      Tal vez le ilustren a Peña Nieto acerca de cómo hacer las cosas. La reciente visita de Peña Nieto a la Casa Blanca – la de Obama, claro – y ahora su visita al Canadá de Harper y a la Reina del desaliento del acto de disentir – la Inglaterra con Cameron -, saltan a la vista porque son dos países con una política aliada a EUA, con inversiones en México (Canada en minería es también actor inevitable de la historia del narco y el control de gente y tierra donde operan), pero más aún, preocupa, pues ambos países se han empecinado – como EUA – en la represión de sus ciudadanos, cosa que en México vemos a diario y se ha recrudecido a la vista del público desde Ayotzinapa y la CETEG en Guerrero, al igual que contra líderes de pueblos indigenas y activistas, asesinados o encarcelados en los últimos meses.

      Existe un cierre de filas en la represión de aquello que se atraviese en el insaciable camino de la hegemonía.

    2. En este sentido, proponer a otra “persona de confianza” a un nivel operativo de la procuración de justicia – Arely Gómez – ligada a un Televisa vocero de la Presidencia – como destaca el artículo de Jenaro Villamil – e instructor del gobierno, ó como el  aparato de la “fabricación del consentimiento” – para citar nuevamente a Chomsky -, es decir de la “opinión pública” como la conocemos en México, no resulta nada extraño.De hecho es una liga necesaria con la propuesta de Eduardo Medina Mora como magistrado favorable de la Suprema Corte.  El control político a través del filtrado selectivo de expedientes – que el artículo cita como una razón de desacuerdo del jefe de la oficina de la presidencia, también juega a ventaja de la reducción de riesgos.
    3. Finalmente, el tema de la fuga de capitales y los movimientos fraudulentos del mismo.
      En el artículo  se refiere el caso no reportado a Hacienda – de la salida sin ninguna dificultad de  2,700 millones de pesos de capital, a raíz del fraude de Ficrea.Pero el tamaño del problema de fuga de capitales es que han sido 31 mil millones pero además de dólares, los que han salido del país y que provienen de un “origen desconocido”, justo en los dos años del gobierno de Peña Nieto y el tercer trimestre del gobierno de Calderón Hinojosa. Esto quedó al descubierto el día de hoy en los medios, por el Banco de México a través de la publicación del renglón de “errores y omisiones de la balanza de pagos”. En español: se trata de los envíos al exterior de divisas de negocios ilícitos practicados en México.

      Así es que, si había crisis de credibilidad en México y el extranjero por la corrupción al interior del sistema, incluido los casos que la vinculan con el presidente y el secretario de hacienda, la cosa va – e iba – de todas formas a complicarse.

      En este sentido las propuesta de Arely Gómez y Eduardo Medina Mora son también parte del control necesario ante las acciones que puedan pasar por esta noticia.

      Hay que comprender que el Banco de México es un organismo autónomo, lo que quiere decir que la comunidad financiera internacional – el poder verdadero – ya está enterado de esto. Es decir, ya se planeó también cómo controlar el caso y ya se propuso con quiénes hacerlo.

Hay un último punto que en mi opinión hace de lo que está pasando algo aún más importante para los intereses hegemónicos que ahora se aferran a pelear por ser mundiales,  sin nadie que pueda disputárselo – salvo China y Rusia, claro está -. Estamos en un punto de tensión crítica – tan cercanos como pocas veces a (conflicto de los misiles en 1962 con J.F. Kennedy e inicio del gobierno de Reagan en 1984) de una tercera guerra Mundial. De hecho ya Kerry y Obama han declarado hoy tanto en la ONU como a los medios (Reuters) respectivamente, en una retórica que no deja dudas de que han debido plegarse completamente a la presión de los grupos de poder, representados en la voz del Council of Foreign Relations y en la ejecución de Netanyahu y los republicanos encabezados por Boehner. Mañana veremos más rompimiento, derivado de la exposición de Netanyahu al Congreso sobre el acuerdo que no alcanzará con Irán.

En este momento Estados Unidos se ha inventariado al máximo en crudo – usando al fracking como medio mientras los precios estuvieron altos -, con lo que ha desatado una guerra de precios, que ya han usado antes, dirigida al debilitamiento del enemigo y las reservas más grandes del mundo podrían ser comprometidas (Arabia Saudita). Por supuesto la OPEC – cuyos miembros como Nigeria ya atraviesan crisis por ello -, no está actuando como regulador del precio recortando su producción. Arabia Saudita ha dicho que no va a dejar de producir ni a menos de US$20 por barril.

Así el “Imperio del Caos” – que en realidad resulta más allá del gobierno de Estados Unidos –  está  centrado en controlar las reservas de crudo y gas al alcance -. Las de Venezuela en cuyo intento de golpe  de hace unos días no hubo éxito -, o las de Ecuador – en donde las técnicas empleadas en Venezuela o Argentina están en boga -, las de Brasil que se ven menos al alcance y las de México que están comprometidas desde hace rato, pero se deben asegurar. El otro factor clave para el gobierno de Estados Unidos es el control de su seguridad territorial limítrofe; por supuesto allí califica México también.

Así, el asunto de Arely Gómez y Eduardo Medina, incluido necesariamente Televisa, es el asunto del control de México, en prevención de movimientos sociales de mayor escala que responderán a la injusticia y la corrupción descarada y sin freno del sistema imperante en nuestro país, en un momento global crítico para los intereses hegemónicos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s