Meditación Social (resumen)

Meditación social 

Desarrollando un lenguaje y contexto Latinoamericano para la meditación y la liberación del sufrimiento ante la adversidad.

 

Resumen

El documento al que resumen estas líneas, incluye referencias y anotaciones a pie de página que provienen de la base de lectura del diplomado y de otras fuentes que seguro les interesarán y que comparto desde mi propia experiencia de aprendizaje, pues son la base de lo que en él se propone.

Resultará por esta razón importante y panorámico para quien aproveche, comente y aporte al enfoque social de la meditación, con la Atención Plena como cimiento, que el documento sea leído en su totalidad.

Primera parte

Como base teórica propongo trabajar para construir un entorno de práctica con el fin de lograr la adherencia de más personas a la meditación. Con ello busco el resultado y no sólo el proceso; la meditación es ambos. Además planteo por qué esto debe lograrse trascendiendo necesariamente la vigencia de un mercado, porque la visión es la de concretar el potencial de nuestra práctica de efectuar una transformación social, uno a uno, donde es la adherencia y no sólo la entrada de nuevos practicantes, es la que puede hacer que esto suceda.

El objetivo marco es apoyar el despertar de la conciencia y la práctica de la meditación, como un camino de vida en las personas sujetas a la programación cultural de las sociedades de consumo en las que vivimos inmersos y sobre la que revisamos en este trabajo el impacto de los que hemos llamado el secuestro de la intención personal, y de los trastornos psico-socio-espirituales que conlleva, como en gran medida es la desmoralización.

Sin la intención personal devuelta, la adherencia a nada es ontológicamente imposible. Es decir, tendremos personas comprando clases y servicios de meditación pero mayormente por el tiempo que dura una moda y un mercado, con muy baja adherencia como resultado. En cambio, tendremos un mercado comprometido con él mismo y no con la transformación social, porque no es ni su fin, ni su ciclo de vida posible, ni tampoco el interés de negocio de sus actores.

Por esta razón y dada la experiencia latinoamericana de dimensión comparable como es el caso particular de la alfabetización en Brasil durante la década de los sesenta y posterior en otros países, por Paulo Freire, que incluía una desocialzación y el desarrollo de una conciencia crítica -, este trabajo propone que para lograr adherencia y transformación social, se requieren dos avenidas simultáneas, con sus bases teóricas:

  • Una primera para crear un nuevo observador de su realidad, que recupere la intención personal que ha perdido, y cambie su rol de ser objeto sobre el que “la sociedad” actúa, a ser sujeto de su propia vida, y
  • Una segunda avenida es la práctica de la meditación de Atención plena, para aceptar lo que es, liberarse del sufrimiento — en el contexto social latinoamericano contemporáneo — y transformar su realidad desde adentro.

La forma que toma la propuesta para aterrizar en su experiencia de comunidades, es la de un Taller de Meditación Social, que es itinerante, viajero y necesariamente residente invitado de éstas, para primero sintonizarse con el lenguaje y el contexto social y el de identidad de la comunidad que atiende y construir los vínculos de confianza con los que luego puede desarrollar un proceso de traer a conciencia realidades y reflexión, sobre el cual el taller de meditación de atención plena sirva — a un individuo consciente con intención recuperada y sentido de comunidad —, como recurso de vida, para conocerse y transformarse, respecto a su realidad y su sobretodo su interpretación de la misma.

“Sin objetivación, representación, distanciamiento y diálogo, ni la reflexión, de esta realidad en la que estamos inmersos, no hay forma de hacerla consciente, de separarnos del Todo, para verlo. Para ello se requiere construir un nuevo observador y esto parte de sintonizar el lenguaje que utilicemos para comunicar la práctica”

Por comunidades debe entenderse, y debemos identificar cuidadosamente como factor de éxito del taller, quienes desde dentro – como los que deciden romper con los acuerdos tácitos de operación de una sociedad de consumo pero se mantienen en ella -, tanto como los que marginados de ellas, aspiran a ser parte todos los días. También es foco de este taller la comunidad rural y en especial las comunidades de nuestros pueblos originarios, desde el punto de vista de compartir y aprender de nuestras culturas ancestrales y de sus tradiciones y valores.

Trascendiendo el mercado, la concreción de un esfuerzo de Taller tal, se planteará a través del financiamiento de ONGs o Fundaciones de carácter filantrópico y social.

Flujo de ideas

Esta propuesta aborda la paradoja del cambio en la meditación, ubica el sentido social de la práctica y para ello busca y destaca su Intención original olvidado en el camino de la occidentalización de sus orígenes, para recuperar su potencial de transformación, en el repercibir, que sólo se dará mediante la adherencia.

Tras ubicar una puerta posible al cambio en nuestro contexto latinoamericano en el arraigo y significado de la palabra sufrimiento, el documento propone a la práctica como una plataforma de transformación social, uno a uno, en un marco de activismo por la paz — deseada desde el interior de cada uno de nosotros —, y un compromiso con la vida. Describo allí la visión que puede resultar de esa transformación social y sitúo a mi intención personal de práctica en esa dirección, y al Bien Común como objetivo.

“El cambio en nosotros es el cambio que permitirá la transformación que facilite la liberación del sufrimiento, la integración social, la solidaridad y una nueva forma de resiliencia ante la adversidad que sobrellevan las familias, y la consecución de una vida en paz  en nuestra región, que se desarrolle a partir de los sentimientos de compasión, ecuanimidad y Amor en las personas, sin importar su origen, religión, género o preferencias.”

Identifico a lo social como sinónimo de existir, y lo imposible en nuestra actualidad que resulta  escapar de la sociedad o el mundo, lo que nos lleva a abrazarlos como parte de nuestra práctica. Así es que, no meditamos sólo por nosotros, de la misma forma en que no “somos” solos, aislados. Ni evolucionamos así tampoco.

“Si no podemos escapar del mundo ni de nuestra mente, no hay otro alternativa que traer a nuestra conciencia en su despertar, la interdependencia entre nuestro camino como individuos y el camino de la sociedad. Así, la transformación personal como la de la comunidad o sociedad han estado entretejidas desde siempre.”

Y esto nos lleva a la importancia vital de recuperar el componente de la Intención de la práctica original, situada en el budismo. “Darle la importancia central que tiene en guiar nuestro propósito cuando compartimos con otros la meditación. Por eso lo hacemos. Esa ha sido la intención milenaria de esta práctica.” 

Planteo éste tema como central a la ética de la práctica.

El trabajo luego reconoce el rol de la intención personal como factor y visión necesaria para el camino de transformación y el de compromiso con la práctica, e identifica que tal intención ha sido secuestrada en los acuerdos tácitos que hacemos al vivir en la sociedad de consumo. Distingo que los trastornos que esta nos produce — la patología cultural que nos impone en su operar — no son sólo aquellos de salud pública y consumismo, sino también los culturales y el consumismo, que no pueden tratarse con fármacos, ni necesariamente con la raíz en la normalidad en la psicología y la psiquiatría; se trata de sanar a la sociedad y no sanar a sus individuos haciéndolos cumplir con una sociedad de consumo deshumanizante. Hago eco además, de que cualquier opción terapéutica en el individuo requiere necesariamente de la introspección, para recuperar su conciencia e intención.

Así este documento propone despertar del trance en el que se vive en nuestras sociedades, como paso necesario para transformarnos uno a uno y socialmente. Para ello entonces las dos avenidas descritas, de la dialéctica que produzca un nuevo observador y de la práctica de meditación de Atención Plena en su base, arropada con el lenguaje y contexto latinoamericano y especifico de la comunidad.

Abordo allí, para la avenida del lenguaje y la dialéctica, el método de Paulo Freire — que también ha sido llevado a la Psicología en forma de Terapia para la Liberación alrededor de casos prácticos, talleres y libros desde Harvard ó en uso en la educación popular para la Salud (p.ej. Caderno de Educação Popular e Saúde, Ministério de Saúde, Brasília-DF, 2007,Brasil)—, que describo en esencia y enumero sus pasos, con paralelos y contrastes entre alfabetización y el uso que el Taller quiere darle. Esta es la primera base teórica del Taller.

En la segunda avenida acuño la frase “Meditación Social”. Su base teórica – segunda de esta propuesta – se sustenta en el modelo IAA (Shapiro, 2006) y el de REDEA, de la Atención Plena, pero adopta también la Intención original de la práctica recuperada del Budismo como filosofía, y toma más en cuenta el rol de la espiritualidad. Así  propongo que el aparente pleonasmo en la frase meditación social, no es tal ante nuestra sociedad contemporánea, así defino el foco social en contraste con aquel de mercado:

el énfasis [propuesto] es el de mantener el foco de la práctica en el ámbito social y en su potencial de lograr un mundo en paz”, y no uno centrado en la superación del individuo por el individuo, la oferta de beneficios, y la creación de un mercado millonario de productos y servicios que dicte lo que sigue, en función de lo que invariablemente le convenga a sus actores, como … ocurre a los … “mercado[s]” en la economía globalizada.”.

Postulo que “Es allí donde está la diferencia central y el potencial transformador de sociedades inclusivas, conscientes y en compasión.”.

Defino el tipo de comunidad objetivo y planteo el objeto del Taller:
De este modo, el taller intenta en primer lugar, rescatar la intención personal del individuo, despertando su conciencia crítica y transformándolo a través de la dialéctica en sujeto que decide sobre su vida — que trae a conciencia su necesidad y voluntad de cambio y se suma en comunidad —. Luego,  sembrar en éste nuevo observador, la semilla de la meditación de Atención Plena que le acompañe en su vida para transformar su realidad también internamente, haciéndole conscientes de sus pensamientos e iniciando así el camino de la liberación del sufrimiento.

En el camino de suma del cambio de cada uno, el taller busca también recobrarnos de la notoria
fatiga de la empatía social, presente sobretodo en zonas urbanas de la sociedad de consumo, y construir para todos una nueva resiliencia basada en la compasión, la bondad y al amor. 

Con esto estaremos construyendo un nuevo entorno social de la práctica y los practicantes en comunidad.

Es también  intención de este taller que devolvamos a las poblaciones que viven sin voz, su derecho ontológico de ejercerla. Es decir servir de vehículo para un activismo por la paz.”.

 

Segunda parte

Expongo las implicaciones y ventajas de crear una práctica sobre estas bases, en lograr adherencia y en trascender mercados, en la que evitemos enseñar Mindfulness como una simple técnica o que así sea recibida, en ausencia de una praxis verdadera detrás de nuestro esfuerzo:

“una acción así reduciría su posibilidad de cambio, la de ser aprehendida por los que la practican tanto como la de ser enseñada, a simplemente ser una técnica” . Y esto es justamente a lo que se refiere Shapiro en cuanto la meditación [de Atención Plena] es tanto un resultado, como un proceso.”.

La forma es ocuparse de tomar en cuenta y crear el entorno tanto como compartir la práctica.

Otra ventaja es que podemos en Latinoamérica dar un salto cualitativo sin repetir un proceso de adaptación que no fue nuestro. Es decir, evitar adaptan los mensajes de algo ya adaptado desde su origen y pasado por el cedazo principalmente de la racionalidad y contexto anglosajones, sino que se usa su Intención de origen y se colocan los componentes y mensajes de la meditación [de Atención Plena] en el contexto, lenguaje y realidades de nuestras culturas contemporáneas y ancestrales. No copiamos para luego hacerlo funcionar, sino que nos ocupamos de que funcione.

En esta forma, como practicantes asumimos nuestra praxis en el convertirnos en tan sujetos como los que iniciarán en la práctica con nosotros, y mantenemos la actitud abierta de aprender, por ejemplo de culturas ancestrales y otras tradiciones; no hay “maestros” de meditación y “alumnos” de meditación.

Y es “este trabajo de contextualización y diálogo que apuntala el significado que le pueda asignar la comunidad a la práctica, y que yace el potencial de despertar la conciencia del que asiste a la práctica para que entonces pueda haber una liberación del sufrimiento y una transformación de su propia realidad”

Considero que esta vía es la base de una oportunidad crucial para lograr la adherencia y la divulgación de la práctica, en una Latinoamérica cuyas familias la necesitan ante la adversidad continuada.

Agrego que:

“Cuando miramos desde la óptica de la Intención original de la práctica de meditación, se hace evidente cuan limitada es la perspectiva de moda y mercados, en función de la población tan vasta y diversa como dispersa de nuestra región, y al potencial transformador y habilitador de un proceso que nos lleve a una paz duradera y a una evolución de todos.

“—¿Abandonaremos los que hemos adoptado la meditación — como práctica de vida con además cierto  grado de  compromiso social—, nuestra intención de un mundo mejor, en cuanto deje de existir un mercado? — 

— No. Como practicantes debemos – como es su intención original – transmitir la práctica a quienes la necesitan, sin importar el mercado o la incredulidad de los que no quieren verlo.—”.

 

Tercera Parte

Esta sección está compuesta del comentario de temas que apoyan al trabajo y que pueden tratarse por separado también. En mi opinión son temas que debemos seguir de cerca:

  1. La ciencia como referente y no como herramienta para convencer o crear mercados,
  2. Es “el mercado” el que necesita convencer. No la práctica.
  3. La desconexión entre convencer y lograr adherencia.
  4. La ambivalencia de la adversidad
  5. Adversidad.
  6. Un modelo posible (diagrama que reúne Mindfulness y el marco de trabajo propuesto)
  7. Preguntas para el modelo actual de mindfulness
  8. Construyendo avenidas de lenguaje con esencia latinoamericana:
    El caso de Los Toltecas y los Cuatro acuerdos.
    Que abordo con perspectiva de uso y propuesta por su interés y aplicación dentro del marco del método Freire, y porque me llama la atención cómo refleja mucho de lo contenido en las bases teóricas del trabajo, pero lo lleva a un lenguaje místico, mexicano con eco latinoamericano.

 

Juan Ayza
Mayo de 2016, CDMX.

Licencia de Creative Commons
Meditación Social (resumen) obra de  Ayza M., Juan bajo licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en juan.ayza@gmail.com

Advertisements